Haciendo las pases con el mar

Nómada Temporal

El viaje a la playa inició por que me imaginé tirado en la arena una noche escuchando el mar. La playa y yo tenemos una relación ambigua, aunque siempre pensé ser amigo de las olas, en años recientes he sido atacado por una mantaraya, me cobijó un grupo de aguamalas y las olas michoacanas me dieron una arrastrada que pensé no vería el sol otra vez. Con todo y esto, el mar siempre me da la bienvenida, me sonríe con su azul y el sonido de su espuma. Esta vez tendremos que dialogar.

Del lado peruano

Paso por Máncora, una playa al norte de Perú, que según los limeños es el mejor lugar para conocer el mar en su territorio. Cuando me bajo de la van me acuerdo de Puerto Peñasco, un lugar bonito, pero ya con infraestructura turística, bares, entretenimiento, tiendas, surf, trencitas, henna y el bum bum de…

Ver la entrada original 910 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s